Terrasa, de Cristóbal Castro

NUESTRA ILUSIÓN POR LAS PERSONAS CRECE DÍA A DÍA y con ella los españoles hacen funcionar a España.

Personal del Hospital Universitario Virgen Macarena en Sevilla. De Paco Puentes.

Los españoles se quedaron en casa a petición del Gobierno. ¡Pero no desaparecieron! ¡REAPARECIERON! Los españoles se imaginaron, se reinventaron, se ayudaron, SE ILUSIONARON[1]. Empezó la pandemia por el coronavirus y mientras el gobierno hablaba y hablaba delante de las cámaras de Televisión, sin mascarilla, sin guantes, sin mantener las distancias, sin respetar la cuarentena,… los españoles recurrieron a uno de sus tesoros más preciados: su ingenio, con la ILUSIÓN de convertirlo en realidad. Los españoles redirigieron sus ilusiones hacia ayudar a las personas, empezaron a imaginarse confeccionando mascarillas, construyendo pantallas protectoras, protectores para la cara, respiradores y geles desinfectantes. Crearon objetivos y estrategias y lo consiguieron,  su ayuda es una ilusión convertida en realidad cada día. Los españoles montaron hospitales en cuarenta y ocho horas,  transformaron las camas de sus hoteles en camas de hospital, dieron un servicio especial en las residencias de mayores. Crearon un plan de acción y lo convirtieron en realidad, y disponer de más apoyo y servicios sanitarios dejó de ser un sueño iluso para convertirse en una ilusión positiva hecha realidad. Y los políticos hablaban y hablaban delante de las cámaras de televisión y en su propio discurso decían: “Como ya he dicho antes…” y seguían hablando; “Insisto…” y seguían hablando; “Repito, es la primera vez en la historia de la democracia…” y seguían repitiendo. Y mientras los españoles imaginaronalgo imprescindible: la cadena de alimentos. Idearon una logística, una asociación, un reparto, una desinfección de coches y furgonetas,  y lo que en principio era solo una idea que hubiese podido quedar en mera ilusión los españoles lo convirtieron en realidad. Y los políticos hablaban y decían que irían hablando porque esta crisis era dinámica y según los hechos que fuesen ocurriendo irían hablando sobre qué hacer. Y mientras los españoles docentes y estudiantes trabajaban cada día, avanzando en su aprendizaje, en sus exámenes, manteniendo un ritmo similar o incluso en algunos casos mayor que antes. Sí, los españoles gestionaban, construían, compraban, transportaban, limpiaban ¡Y cuántas actividades más! GRACIAS. Y los políticos  hablaban y hablaban de la difícil situación, implorando en sus palabras sacrificio y ánimo. Y mientras los españoles cantan con fuerza en los balcones reales y virtuales, celebran cumpleaños de los niños por las ventanas, graban vídeos de gratitud hacia las personas, aplauden todos los días a las 20h a todo el personal volcado en ayudar y resisten. Alentando el ingenio y manteniendo viva la llama de LA ILUSIÓN POR LAS PERSONAS.

                                                                                                                     La Boquería, 4 de abril. De Albert García

 .

Lecina Fernández. Autora de Ilusión Positiva
   www.lecina.es

                       

                


[1] Los españoles han demostrado que la ilusión persiste en las crisis. En el año 2014, en plena crisis económica, Lecina Fernández con el Colegio Oficial de la Psicología de Madrid, realizó el estudio ¿Qué es la ilusión. Qué piensan los españoles que es la ilusión y cuán ilusionados están? promovido por la ONCE y su Fundación. La puntuación media de los españoles era de 7,2 en una escala de 0 a 10 puntos. Y el 93% de la población asoció la ilusión a las personas con un valor medio de 9 puntos en una escala de 0 a 10 puntos.

ILUSIÓN POSITIVA. Una herramienta casi mágica para construir tu vida. Lecina Fernández. Editorial Desclée de Brouwer. Bilbao. 2017.